Qué es PRONAFE

 

Dentro del equipo de salud, la enfermería constituye un importante capital humano, como factor decisivo en la producción de transformaciones hacia mejores servicios que respondan a las necesidades de la población.

El/La enfermero/a es un actor indiscutido dentro del equipo de salud y por lo tanto, conforma una preocupación para quienes gestionan políticas sanitarias y buscan contar con trabajadores calificados en enfermería.

La escasez del personal de enfermería es una preocupación a nivel mundial. El histórico déficit de recursos capacitados de enfermería, y su inapropiada distribución geográfica y en los servicios, se ha reportado en variados reportes del Ministerio de Salud de la Nación. Esta situación ha generado el trabajo conjunto en la Comisión Interministerial Salud y Educación y la Mesa Intersectorial de Políticas integradas de Salud y Educación, en la cual se han elaborado y acordado los estándares comunes para la formación de enfermeros en universidades y en institutos de educación técnica superior, que apuntan a lograr una formación equivalente en todo el país y a facilitar el acceso a la formación de grado, promoviendo políticas tendientes a disminuir el desgranamiento (deserción) en las carreras de enfermería.

Así, en esta última década, la República Argentina inició un proceso creciente para alcanzar mayores y mejores niveles de formación, obtener la cantidad suficiente de profesionales de la enfermería y lograr el impacto deseado en el cuidado integral de la salud de la persona, la familia y la comunidad.

Es en este contexto que la 73º Asamblea del Consejo Federal de Educación dictó la Resolución CFE Nº 290/16 de creación del Programa Nacional de Enfermería (PRONAFE) con el objetivo de “aumentar la cantidad y calidad de los técnicos superiores en enfermería en Argentina a través del fortalecimiento institucional y académico de instituciones superiores de gestión pública y privada con oferta en enfermería”.

La primera premisa operativa del PRONAFE se basó en la articulación de los recursos humanos, económicos y organizacionales existentes de ambos ministerios en objetivos y lógicas de intervención comunes. De esta manera, se intentó no crear nuevas superestructuras que se superpongan a las existentes sino maximizar los recursos actuales a través del trabajo coordinado en una visión conjunta.

 La segunda premisa indicó que los niveles de intervención se deben centrar en las instituciones que ofertan la carrera de enfermería. Es en su protagonismo, a través de la propia comprensión de los problemas a superar que residió la potencia del PRONAFE. Los recursos destinados al programa fueron apropiados por las instituciones y reflejados en la mejoría de la calidad de la formación y el fortalecimiento del vínculo con el sistema de salud.

La tercera premisa estuvo basada en dirigir los esfuerzos hacia los/as alumnos/as de la carrera de enfermería. Su meta es la permanencia y terminalidad con la mejor calidad. Ellos son los/as enfermeros/as que en el futuro asistirán y cuidarán a nuestra población, siendo, sin duda, uno de los pilares del Sistema de salud que Argentina merece.

 

Declaración de la Comisión Técnica Federal sobre PRONAFE