Conmemoración de la sanción de la Ley de Educación Técnico Profesional

Hoy 7 de septiembre se conmemoran 11 años de la sanción de la ley N°26.058.

La Ley de Educación Técnico Profesional (ETP) regula y ordena la enseñanza técnica de los niveles Secundario, Superior y Formación Profesional, con el objetivo de desarrollar competencias básicas que les permitan a las personas insertarse en ámbitos económico-productivos afines y, por otro lado, brindar herramientas para la continuidad de sus estudios.

En su artículo 4 establece: “La Educación Técnico Profesional promueve en las personas el aprendizaje de capacidades, conocimientos, habilidades , destrezas, valores y actitudes relacionadas con desempeños profesionales y criterios de profesionalidad propios del contexto socio-productivo…”

Entre sus objetivos se encuentran:

  • regular la ETP a través de una política nacional y federal
  • desarrollar oportunidades de formación específica de la profesión u ocupación junto con prácticas profesionalizantes
  • fortalecer las instituciones en el marco de políticas nacionales y federales que integren las particularidades jurisdiccionales
  • favorecer la prosecución de estudios
  • favorecer niveles de equidad, calidad, eficiencia y efectividad de la ETP
  • articular las instituciones y los programas de la modalidad con los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la producción y el trabajo

La Ley instituye la creación del Fondo Nacional para la ETP con el fin de fomentar la inversión para el mejoramiento de la calidad de los entornos formativos y las condiciones institucionales. El INET es el órgano que tiene a cargo la administración del mismo, en el marco de los lineamientos y procedimientos acordados por el Consejo Federal de Educación en base a una concertación con las jurisdicciones.

El director ejecutivo del INET, Gabriel Sánchez Zinny, manifestó la importancia de construir sobre los logros obtenidos y “enfocarnos más en mejorar la calidad educativa, aumentar la graduación, y vincular a las instituciones con el mundo socioproductivo”.

Para leer la Ley de Educación Técnico Profesional – 26.058

 

Seguimiento de estudiantes y egresados de ETP: para detectar problemáticas e implementar soluciones

CABA

Siguiendo con nuestro ciclo de entrevistas a directores y coordinadores del INET, hablamos con el Licenciado Gustavo Álvarez, coordinador del área de Estudios e Investigaciones.

El área realiza estudios de seguimiento de estudiantes y egresados de Educación Técnico Profesional con el objetivo de detectar problemáticas relacionadas con la falta de terminalidad de los alumnos y diseñar políticas afines:

¿Qué estudios se realizan en el área?

En los últimos 7 años venimos trabajando una línea de investigación que es el Seguimiento de Egresados y en el último tiempo incorporamos el seguimiento de trayectorias educativas de estudiantes de nivel Secundario.

Todos estos estudios complementan los registros que el INET ya tiene: el Registro Federal de Instituciones de Educación Técnico Profesional (RFIETP). La intención es que a través de los mismos se pueda generar información para tomar decisiones de política y para tomar algunas conductas  con respecto a la gestión en distintos niveles.

Por ejemplo, a través de Seguimiento de Egresados  pudimos conocer que aun los estudiantes que llegaban al último año, se recibían sólo el 60%. De manera que un 40% estaba demandando un acompañamiento para su terminalidad. Efectivamente se hicieron acciones en los últimos años  para acompañar la terminalidad.

Dentro de lo mismo, aun cuando quedaba un 40% pendiente de recibirse, estos alumnos seguían haciendo las acciones necesarias para recibirse. Al cabo de 4 años, ese 60% se transforma en un 83% más o menos.

Es decir, se terminaba recibiendo la mayoría…

Sí.

¿Cuál fue la metodología para realizar estos estudios?

En general, estamos utilizando metodología de encuestas estructuradas.

Cuando iniciamos el proyecto de Egresados hicimos un censo: visitamos todas y cada una de las escuelas secundarias de gestión estatal de modalidad Técnico Profesional en todo el país. Así llegamos a unos 45 mil jóvenes.

Luego hicimos lo que se denomina un “Panel”: seguir a los mismos entrevistados a través de sucesivas muestras. Una muestra en el 2011 en la que nos acercamos a 9 mil de aquellos jóvenes censados y, posteriormente, en el 2013 volvimos a contactar a 4.500 que habían sido encuestados previamente en 2009 y en 2011.

Cuando empezamos en el 2009, usábamos cuestionarios en papel. Desde el 2011, estamos implementando encuestas telefónicas, en el caso de los jóvenes que ya no están en la escuela.

En el caso de los estudiantes, para otros estudios, nos estamos acercando con encuestas digitales.

¿Cómo responden los jóvenes a las encuestas?

Vemos algo muy conmovedor, que es el compromiso y la responsabilidad con que los jóvenes responden cada vez que hemos pedido sus respuestas. A veces estamos contactando a jóvenes que ya dejaron la escuela, que hace varios años que no concurren, que tienen compromisos laborales y demás. En general, tuvimos un algo nivel de respuesta.

En el caso de los estudiantes, hemos tenido también excelentes experiencias, con excelentes respuestas, comprometidos. Estamos muy agradecidos a toda la comunidad educativa.

¿Se trata de encuestas anónimas?

No. En el caso de Seguimiento, por definición, no pueden ser anónimas porque necesitamos los nombres para hacer el seguimiento.

¿Cómo se resguarda esa información?

Esa información la recogemos pero de ninguna manera la publicamos, porque cada operativo que hacemos lo enmarcamos en la Ley Nacional de Estadística (N° 17.622). Somos estrictamente celosos con el secreto estadístico y con la confidencialidad de los datos personales.

La información que se publica siempre es información agregada que tiene que ver con respuestas de las características generales de la persona, o de sus trayectorias educativas, incluso de sus visiones sobre la Educación.

Para este año, ¿qué tipos de estudios se están realizando o planificando realizar?

En este momento estamos embarcados en la Encuesta Nacional de Trayectorias Educativas. Es un proyecto que va a tener un desarrollo de tres años. Estamos en el primero.

La idea es que a través de estas encuestas de trayectorias educativas, nosotros podamos dar cuenta de cómo se va produciendo el proceso de retención o no de los estudiantes, a medida que van pasando los años. En el caso de aquellos que las instituciones de Educación Técnica no pueden retener, conocer con mayor precisión cuáles son sus recorridos. Es decir, si van a otras escuelas de otra modalidad o si quedan fuera del sistema educativo.

Todo esto es muy importante en el contexto de una política educativa que ha establecido la obligatoriedad de la escuela secundaria. Es de sumo interés ver cómo la Educación Técnico Profesional, entre sus mandatos, cumple con aquel de sostener la Escuela Secundaria obligatoria. Desde ya que no es la única modalidad. Entonces si esto lo resuelve complementándose con la Secundaria común, vamos bien. Ahora, si esos alumnos que dejan la escuela quedan fuera del sistema, estamos ante un resultado mucho más preocupante.

En este trabajo, la idea es contactarnos con jóvenes de 12/13 años, que están ingresando en la escuela Secundaria, para ver en qué medida realizan su escolaridad, si tienen obstáculos. De la misma manera con jóvenes de 15 años, que están a punto de elegir la especialidad de Secundaria Técnica. Y, finalmente, con los que están afrontando el último tramo de su Secundaria Técnica.

La idea de esta Encuesta Nacional de Trayectorias Educativas, que se lleva a cabo en todo el país en una muestra de 250 instituciones.

 

Gustavo Álvarez es Licenciado en Sociología, especializado en Demografía Social. El equipo del área de Estudios e Investigaciones es interdisciplinario, cuenta con sociólogos y antropólogos.

Galería de imágenes

 

Dirección de Asuntos Federales: para una mayor federalización de la Educación Técnico Profesional

Siguiendo con nuestro ciclo de entrevistas a directores y coordinadores del INET, hablamos hoy con la directora Nacional de Asuntos Federales, Mg. Graciela Uequín.

¿Por qué fue necesaria la creación de la Dirección Nacional de Asuntos Federales?

Asuntos Federales surge para dar respuesta a uno de los objetivos básicos que tiene la gestión y de toda la política educativa nacional, que es tratar que las provincias sean un músculo muy activo en la implementación de todas las acciones.

Queremos empoderar a todas las provincias y horizontalizar la toma de decisiones.  Por eso, Asuntos Federales es una coordinación de trabajo con todas las Jurisdicciones (las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Básicamente trabaja sobre la implementación en territorio de todas las políticas INET, de los tres niveles: Secundario, Superior y Formación Profesional.

Es una Dirección que trabaja a lo largo y ancho de la Argentina, tratando de articular las diferencias territoriales con la política nacional del INET en el área de Educación Técnico Profesional. Trabajamos con todos los Referentes jurisdiccionales, con todas las autoridades de línea, y con todos los territorios.

¿Qué cambios se están realizando desde el INET en relación al diálogo con las provincias?

Desde la Dirección entendemos a la Jurisdicción con su performance completa. La ETP es una modalidad que tiene que ser trabajada sistémicamente, articuladamente, entendiendo que una política en la Educación Secundaria Técnica impacta en los otros niveles, y viceversa.

Por lo tanto, el objetivo que nosotros tenemos desde el INET es que la Jurisdicción no tenga que trabajar ni por nichos disciplinarios, ni por líneas de acción, ni por niveles, sino por modalidad.

Esto es básicamente el sentido de Asuntos Federales: Tomar a la ETP como una modalidad no diferenciada por niveles o por líneas de acción.

Concretamente nosotros trabajamos en la presentación de los planes y en los proyectos estratégicos de la Jurisdicción. Tenemos una mirada estratégica de política educativa, de modalidad, no diferenciada ni por niveles ni por líneas de acción. Trabajamos con los proyectos estratégicos de política de la ETP, entendiéndola como una modalidad de Educación y trabajándola con la complejidad territorial y su articulación.

¿Qué beneficios traerá tener delegaciones del INET en las jurisdicciones?

Una de las acciones claves para llevar adelante esta política es la creación de las delegaciones en cada una de las 24 Jurisdicciones.  Cada delegación pretende articular el INET central con todas las líneas de acción y las políticas con los territorios.

La delegación INET es una implementación en territorio de todas las políticas nacionales y va a estar articulada con esta Dirección de Asuntos Federales.

Además pretende acelerar todos los tiempos de los procesos técnicos y administrativos con el objetivo soberano de que todos los fondos de las Jurisdicciones lleguen tempranamente a las instituciones y a los alumnos que son el fin principal por el que trabajamos.

Por ejemplo, en el caso de los Planes de Mejora. Para la indagación sobre cómo es el relevamiento del sector o la matriz productiva de la zona,  la construcción y la articulación con las instituciones de los Planes por escuelas -todas esas cosas las hará la delegación porque está en territorio. Cuando reciba el Plan, la misma delegación puede analizar la pertinencia y la relevancia de esos Planes estando en territorio.

 

directora Nacional de Asuntos Federales, Mg. Graciela Uequín

Mg. Graciela Uequín, directora Nacional de Asuntos Federales.

Autoevaluación Institucional: un proceso necesario para mejorar la calidad educativa

La Autoevaluación Institucional (AEI) es un proceso que, con la participación de directivos, docentes y alumnos, brinda la posibilidad de que las instituciones de Educación Técnico Profesional realicen un diagnóstico sobre sus fortalezas, debilidades y desafíos.

La coordinadora de AEI, Lic. Victoria Barreda, nos cuenta de qué se trata este proceso que involucra al estado nacional, provincial y a las instituciones de la modalidad:

 

¿En qué consiste la AEI?

“Es un proceso que viene implementando el INET desde el año 2008, luego retomado en el 2013. En esta gestión lo estamos retomando. Hasta el año pasado trabajábamos sólo con escuelas secundarias pero a partir de este año la AEI se amplia para llevarla a cabo en todas las instituciones de Formación Profesional y de Técnica Superior.

Es un proceso que le permite a cada institución tener un diagnóstico sobre cuáles son sus fortalezas, cuáles son sus problemáticas, y, a partir de ahí, que pueda armar un proyecto de fortalecimiento institucional en el que identifique los problemas que son prioritarios y, sobre éstos, armar un proyecto a corto, mediano o largo plazo.

Para esto se recaba una serie de información en función de algunas dimensiones –trayectoria educativa, prácticas profesionalizantes, gestión institucional, práctica docente (cuestiones pedagógicas y didácticas).

Lo que tiene la AEI es que recaba la información por parte de tres actores que intervienen en la institución: directivos, docentes y alumnos. De esta manera, tenemos la mirada de la institución en la que ella misma se convierte en el sujeto y en el objeto de la Autoevaluación. Es cómo los docentes, el equipo directivo y los alumnos miran a esa institución en su posicionamiento.

Además, permite mirar cómo los Planes de Mejora impactaron, por ejemplo.

La AEI es una buena fotografía de cómo están hoy las instituciones”.

 

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de AEI en la práctica?

“Por parte del INET tenemos la Resolución 71 que habla de que todas las escuelas –en este caso secundarias– van a tener que pasar por procesos de AEI cada 4 años y su financiamiento se realiza por Plan de Mejora –en la línea 1 de Innovación Pedagógica–.

Así, las provincias deciden que van a someterse al proceso de AEI. A partir de ahí, arman un Plan de Mejora. Las provincias que tienen muchas escuelas para el proceso, contratan coordinadores de área, que son los encargados del acompañamiento y monitoreo mientras dure el proceso.

Desde el INET hacemos una capacitación a esos coordinadores de área, y después capacitamos a un directivo y docente de todas las escuelas que participan para que sean ellos quienes lleven la idea y la repliquen en sus instituciones.

Una vez que se recolecta la información, el INET lo que hace es sistematizarla y devolvérsela a la escuela. Ahí la escuela tiene información sistematizada, ordenada, con gráficos, porcentajes y arma una Jornada de AEI donde se analizan los resultados del proceso. Esta jornada también es un proceso de reflexión colectivo. Esto a su vez se traduce en el diseño de un proyecto”.

 

¿Cómo reaccionan los docentes y directivos cuando se les pide que se autoevalúen?

Ya han pasado por el proceso 500 escuelas secundarias y hemos tenido una respuesta excelente.

Desde el INET planteamos pensar la AEI no como un instrumento de castigo, para prejuzgar desde afuera o para hacer un “ranking” de escuelas diciendo “ésta es la mejor”. Creemos que en este proceso es importante repensar la cultura evaluativa como algo que tenemos que instalar en procesos para que la evaluación sea una práctica sistemática y constante.

Además, pensando que en la AEI están las cuestiones que la propia institución conoce y son sus problemas. Por eso queremos que la escuela tenga un sinceramiento, que haga un proceso de reflexión.

Desde el INET tenemos como criterio que las responsabilidades son compartidas. No sólo está mirándose la institución hacia adentro, sobre sus problemas, sino también la jurisdicción y el propio INET –el estado nacional.

Los tres actores –el estado nacional, la provincia, y las instituciones– tienen niveles de responsabilidad diferentes por sus competencias.

En función de esto, creo que a los directivos y a los docentes la AEI les permite transmitir también cuáles son las dificultades que tienen en el marco de una política educativa por los Planes de Mejora, por los Planes federales”.

 

¿Y los alumnos cómo reaccionan?

“Muy bien. Responden una encuesta anónima.

Es muy interesante porque cuando cruzamos lo que dicen los alumnos sobre el área de prácticas profesionalizantes y lo que contestan los directivos se empiezan a ver desencuentros en lo que dicen unos y otros. A veces, cuando los directivos reciben la información de los alumnos se dan cuenta que hay información que ellos desconocían”.

 

¿Las novedades para este año tienen que ver con la incorporación de otros niveles entonces?

Sí.

Por ejemplo, las escuelas de Enfermería están en pleno proceso de AEI, que fue la primer área que tomamos para trabajar el nivel Superior Técnico.

Estamos con 120 escuelas de enfermería que fueron capacitadas, fueron designados los coordinadores, y están en el pleno proceso de recolección de información.

Cuando, a mediados de julio, termine esto, se les enviará a las escuelas la información recolectada y éstas enviarán al INET el proyecto de fortalecimiento institucional. Después el INET verá cómo son las  áreas de capacitación, gestión institucional, prácticas profesionalizantes que deberá fortalecer con Planes de Mejora o con otras acciones.

Al INET también le sirve para que cuando lleguen los Planes de Mejora de esas instituciones ver qué relación tiene ese proyecto de fortalecimiento que arroja una cantidad de información sobre dificultades y problemas con lo que la escuela después traza como un proyecto de Plan de Mejora”.

 

“La escuela como organización inteligente” – documento compartido por docentes de distintas provincias

Docentes de distintas provincias realizaron un informe sobre la temática de la escuela como organización inteligente. Compartimos su documento:

“La escuela es una organización social y como tal debe ser considerada de acuerdo con la teoría administrativa que la debe enmarcar. Como organización inteligente debe cumplir las siguientes características:

 

Intercambiar información de manera efectiva

Esto implica facilidad no sólo en el acceso a la información en todos los estamentos de la institución sino, fundamentalmente, en la calidad de esa información. El intercambio de información evita entorpecimientos funcionales y favorece la toma de decisiones consensuadas y efectivas. Es importante la descentralización de la información y las tareas, en la que cada área abordará los temas concernientes a su especialidad favoreciendo la interacción desde la especificidad de cada sector para producir un equilibrio entre especialización y generalización. La información de los acontecimientos que se desarrollan dentro la escuela debe ser canalizada de una forma fluida y organizada, partiendo de la cabeza de la institución de forma fehaciente y clara hacia los responsables de los distintos departamentos, los cuales buscarán los medios para que sus integrantes conozcan las acciones a realizar. Los mismos deberán analizarla para otorgar una devolución en un tiempo coherente. Reunidos estos datos, se intercambiarán ideas para la puesta en funcionamiento y así dar respuesta a las autoridades. Cada área filtra y almacena la totalidad de la información de acuerdo con su especialidad, generalmente en las escuelas donde trabajamos, esto se realiza también mediante diálogos informales en la sala de profesores, en reuniones, etc. Luego, se reintegra lo procesado e interpretado desde la especialización de las áreas en un proceso de interacción constante.

 

Su estructura organizativa se define como plana y opera como una red de asociaciones estratégicas

La estructura tradicional vertical obstruye la fluidez de la información y propicia la cultura de la territorialidad. La información deviene incompleta, fraccionada, oscureciendo la visión global y anulando la integración.

La estructura plana permite la amplitud de control y la legitimación de las redes; también garantiza la consideración de aspectos relevantes de la información necesaria a través del aporte de los diferentes miembros de la escuela (autoridades, docentes, no  docentes, padres, alumnos) así como los miembros de contexto social que rodea la escuela.

Se desestima el sistema piramidal, porque obstruye el camino de la información. La escuela se nutre de la comunidad toda. Los padres deben ser actores importantes en esta red, así como el contexto social en el cual está inmersa. A partir de una organización abierta y flexible, vinculada con el contexto y la comunidad, la organización de la escuela se vuelve inteligente, ya que desde esta situación cada área enriquece a las otras y a sí misma con el aporte de la comunidad. Sin dejar de lado que esta organización debe estar también coordinada por una dirección flexible, permisiva y colaborativa.

 

Su cultura se basa en la participación y en la integración

La cultura del trabajo en equipo exige una dirección participativa (abierta, permeable, descentralizada y delegada), con una amplia visión de la imagen interna y externa de la organización, con un sistema de retroalimentación permanente de información y con los consiguientes procesos de feedback permanentes. Se requiere la descentralización en la toma de algunas decisiones, favoreciendo la motivación y desarrollo de potencialidades ocultas, apelando a la autonomía y creatividad de las distintas áreas en un proceso de integración flexible.

La legitimación de la participación y de la integración elimina la conflictividad.  La tarea mancomunada de las partes de cada área debe ser continuamente analizada para corregir aspectos que desvíen el camino de lo planificado de antemano, estableciendo estrategias de acción no debería haber competitividad entre las partes. Cada integrante debe asumir sus responsabilidades para no fallar a sus pares: compromiso con su labor, participación responsable, intercambio constante -todo esto ayuda al crecimiento del equipo y, así, la labor se direccionará hacia los objetivos acordados.

A modo de conclusión, podemos decir que debe haber interrelación coordinada de lo estratégico, lo estructural y lo cultural, de modo de poder construir un equipo y una cultura organizacional participativa. Es fundamental rever y, si es necesario, reformular: misiones, objetivos, funciones, procesos y roles en las distintas estructuras.

Para ser una organización inteligente la escuela debe darle valor a la participación de todos los actores que la integran. Debe tener un circuito de información que permita acceder a ella desde todas las áreas, debe establecer de manera integrada su estructura organizacional, propendiendo a generar asociaciones estratégicas entre los diferentes niveles de toma de decisiones. A la vez que debe incluir a quienes constituyen su espacio de contextualización. La escuela debe crear una cultura de trabajo que sea integradora y participativa, en donde primen las acciones en equipo.”

 

Autores:

Casella, María Elena (EETP N° 638, Rosario. Santa Fe)

Chiosso, Carina Elisabet (Escuela de Formación Profesional, Realicó. La Pampa)

Combin, Eduardo Daniel (E.E.T.P. N° 464 “Ing. y Dr. Manuel B. Bahía”, Rosario. Santa Fe)

Cubino, Analía (Instituto Superior Técnico CENT 35, Río Grande. Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur)

Durán, Adela Patricia (Escuela Técnica, Las Toscas. Santa Fe)

Espíndola, Emilio Hugo (Instituto Industrial Cristo Obrero, Villa Carlos Paz. Cordoba)

Gordillo, Fernando Nicolás (Escuela Normal Superior “República de Haití”, Olta. La Rioja)

El nivel Técnico Superior: para una mejor especialización e inserción en el mundo laboral

Siguiendo nuestro ciclo de entrevistas, hablamos con el Ing. Gustavo Peltzer, coordinador nacional del nivel Superior Técnico:

1. ¿Para quiénes está pensado el nivel Superior Técnico?

La Educación Técnico Profesional de nivel Superior se ubica en el ámbito de la Educación Técnica en los términos de la Res. CFE Nro. 13/07 y atiende a aquellas personas que han concluido la educación obligatoria. Es decir, desarrolla aquellas formaciones post secundarias vinculadas al mundo del trabajo.

Atiende a personas que buscan trayectorias de duración corta comparadas con las carreras de grado bridadas por las universidades. Pero también a aquellas que quieren desarrollar actividades profesionales propias de un perfil de técnico.

Asimismo el nivel Superior Técnico está pensado para aquellos técnicos de nivel Secundario que necesitan especializarse o requieren actualización, perfeccionamiento y/o reconversión de sus saberes.

2. ¿Qué tipo de certificaciones otorga?

La trayectoria formativa que corresponde a la integridad de un perfil profesional de Técnico Superior titula como “Técnico Superior” en la especialidad elegida. También dentro del ámbito y nivel de la Educación Técnica Superior se otorgan certificados correspondientes a cursos de formación continua que pueden ser de actualización, perfeccionamiento, o reconversión.

3. ¿Qué tipo de especialización específica otorga el nivel Superior Técnico a diferencia del nivel Superior no Técnico?

La característica específica se encuadra en las cualidades de la modalidad de Educación Técnico Profesional (ETP) frente al resto de niveles y modalidades del sistema educativo. En la ETP tomo como referencia para la formación perfiles profesionales explícitos cuyas actividades profesionales implican “el saber del hacer”, un alto porcentaje de las actividades son de carácter práctico y están vinculados a áreas ocupacionales específicas del sector industrial, agropecuario, de las obras civiles, y/o de los servicios. En el nivel Superior no Técnico principalmente encontramos la formación docente o las formaciones de grado universitario como las ingenierías, licenciaturas, profesorados, entre otros.

4. ¿Cómo son preparados los alumnos para vincularse con el mundo del trabajo?

En la ETP de nivel superior los estudiantes desarrollan trayectorias formativas que involucran campos de formación de fundamento, técnica específica, y de práctica profesionalizante (concebida desde la vinculación necesaria con el mundo del trabajo), y transversalmente un fuerte énfasis en la práctica de distinta índole. Las actividades formativas deben estar referenciadas al perfil profesional del técnico lo que garantiza la relación de la formación con el mundo del trabajo o lo que ocurre en el sector socio productivo. Dado que en la naturaleza de la Educación Técnica está la práctica, esta última debe contemplarse como un tercio de la carga horaria total de formación. Asimismo, es obligatoria la práctica profesionalizante con un diez por ciento de la carga horaria total.

5. ¿Qué programas tiene el Ministerio de Educación y Deportes a través del INET para promover la calidad en el nivel Superior Técnico?

Son varias líneas de acción en este sentido.

Principalmente, recentralizar en la necesaria vinculación que deben tener las instituciones del nivel con los sectores pertinentes del mundo de la producción de los bienes y servicios de manera que los estudiantes desarrollen experiencias referidos a sus futuros desempeños como técnicos. Es importante en una primera instancia la conformación de una Red Federal de Institutos que posean en su gestión institucional y curricular una pertinente vinculación con los sectores productivos mencionados. La Red se plantea como abierta de manera que en forma progresiva se incorporen instituciones que a través de planes de mejora de sus condiciones logren los estándares de la Red.

Por otro lado, es imprescindible revisar el régimen académico de los institutos para atender las necesidades de los estudiantes y coadyuvar en evitar el desgranamiento inicial en la trayectoria formativa, para ello se avanzará en estrategias de flexibilización de las ofertas facilitando el cursado de los estudiantes, promoviendo formatos alternativos presenciales y no presenciales y la educación a distancia. Asimismo estrategias de orientación vocacional para hacer más efectiva las elecciones de los estudiantes.

También acciones para extender, ampliar y hacer más pertinente las ofertas referidas al desarrollo local y regional, para lo cual el programa de asistencia técnica por parte del INET a los equipos técnicos jurisdiccionales y de los institutos.

¿Queres estudiar una Tecnicatura Superior? Buscá en nuestro Catálogo la institución de nivel Superior con la especialización de tu interés.

Noticias relacionadas

“La Formación Profesional: capacitación para el mundo del trabajo” -Entrevista al Ing. Fabián Prieto, director nacional de Formación Profesional

Desafíos para la Educación Secundaria Técnica: elevar la tasa de egreso, mejorar la calidad educativa y vincularla con el mundo laboral” -Entrevista a la Lic. Mercedes Blanco Navarro, directora nacional del nivel Secundario Técnico 

Galería de imágenes

 

Ing. Gustavo Peltzer

 

 

 

Instituciones Superiores Técnicas

La importancia de incluir al emprendedorismo en la Educación Técnico Profesional

Estamos en la era de la innovación, en un momento en donde sociedad del conocimiento avanza cada vez más y por eso la vinculación entre la educación de nuestros alumnos y el sector socioproductivo es fundamental para atravesar con éxito este proceso de cambio.

El uso de la tecnología y el emprendedorismo en la educación debe dar una respuesta a las diferentes demandas socioproductivas. Esto es importante porque el uso del emprendedorismo detecta oportunidades, conceptualiza procesos, innova y utiliza la creatividad con el fin de obtener un resultado eficaz que se adecue cada vez más a las necesidades del mercado laboral del país.

En este sentido cabe destacar que la Educación Técnico Profesional facilita el proceso de la incorporación de la juventud al mundo del trabajo y la formación continua de los adultos a lo largo de su vida activa.

El INET, organismo del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, es justamente quien tiene a su cargo la coordinación de la aplicación de las políticas públicas relativas al desarrollo y fortalecimiento de la Educación Técnico Profesional en los niveles Secundario Técnico, Superior Técnico y de Formación Profesional para lograr este acercamiento entre la educación y los desafíos innovadores de los mercados socioproductivos nacionales e internacionales.

En el Catálogo Nacional de Títulos y Certificaciones de la modalidad técnica del INET, se pueden encontrar múltiples ofertas formativas vinculadas al emprendedorismo en todos sus niveles educativos, tales como, Administración y Gestión de emprendimientos agropecuarios; Administración y Gestión de Microemprendimientos y PYMES, Auxiliar en Microemprendimientos Artesanales, Organización y Apoyo de emprendimientos agropecuarios, Técnico en Microemprendimientos Productivos; Técnico Microemprendedor en productos alimenticios, Técnico Superior en emprendimientos agroalimenticios, Técnico Superior en Producción y Gestión de emprendimientos agropecuarios; Analista programador en Sistemas de empresas y Microemprendimientos y Administrador de microemprendimientos.

EL INET además ofrece un Sistema de Capacitación a Distancia (SiCaD), destinado a directivos y docentes que se llama Emprender en la escuela. Emprendesorismo y Autogestión, que incluye trayectos de capacitación y de actualización en diferentes áreas de la Tecnología y la Educación Técnico Profesional.

Asimismo, el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación organiza, a través del INET, el encuentro de estudiantes de Educación Técnico Profesional TecnicaMente, en el cual alumnos de la modalidad técnica de todo el país exhiben y comparten proyectos, trabajos innovadores y experiencias realizadas en el ámbito escolar.

En la edición 2015 de este encuentro estudiantil, se expuso un proyecto de alumnos del nivel Superior Técnico del Instituto Agrotecnológico Tandil, de las especialidades Técnico superior en Industrias agroalimentarias y  Técnico superior en promoción y desarrollo de emprendimientos agropecuarios.

El proyecto presentado, denominado “Jóvenes que se hacen cargo”, consistía en un formato de estudios basado en competencias adquiridas, en donde aprenden haciéndose cargo de los sectores didácticos/productivos y cada sector es gestionado como una empresa, evaluados con un  sistema de créditos.

En la ocasión, Andrea Duhau, como representante del equipo manifestó: “Mi sueño es poner un emprendimiento propio y el Instituto Superior Técnico al cual asisto me ayuda en eso, me da una base para poder empezar, es como una incubadora de proyectos”.

A través de estas múltiples opciones de formación de la modalidad técnica desde el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación y a través del INET, se espera promover y fortalecer la mejora continua de la calidad educativa, adecuando la oferta educativa a las necesidades productivas de cada región del país, y a su vez, despertando el interés en nuestros alumnos en los nuevos desafíos tecnológicos del presente y del futuro.

 

Enlaces de interés

Catálogo Nacional de Títulos y Certificaciones de la Educación Técnico Profesional

Cursos a distancia INET

Video de Experiencias de alumnos en Técnicamente

 

La Formación Profesional: capacitación para el mundo del trabajo

La Formación Profesional, uno de los tres niveles de la Educación Técnico Profesional, tiene como objetivos preparar, actualizar y desarrollar las capacidades de las personas para el trabajo a través de la adquisición de conocimientos científico-tecnológicos y el dominio de las competencias básicas, profesionales y sociales de un campo ocupacional.

En este ciclo de entrevistas a los directores del INET, el Ing. Fabián Prieto,  director de Formación Profesional, nos cuenta acerca de la importancia del nivel para la formación para el empleo:

 

1. ¿Qué son los centros de Formación Profesional?

Los Centros de Formación Profesional (CFP) son instituciones educativas que ofrecen principalmente formaciones para el trabajo, en general de corto plazo, dinámicas y con modelos de desarrollo Institucional no escolarizados.

Abarcan desde la formación inicial como la formación continua de los jóvenes y adultos. Tienen distintos tipos de organización, ya sea por su dependencia Estatal o Privada, de cogestión entre lo público estatal y privado (ejemplo: los centros conveniados con Sindicatos, cámaras Empresariales, ONGs, entre otros).

 

2. ¿Qué tipos de cursos ofrecen?

Ofrecen cursos de corta duración o trayectos formativos organizados por Módulos que facilitan al estudiante transitar (entrar, salir y volver a retomar) según su propia disponibilidad de tiempo, acreditando saberes y desarrollando capacidades que le permitan insertarse laboralmente o fortalecer, y/o actualizar sus conocimientos para mejorar su nivel de desempeño y remuneración en los lugares de trabajo o generar sus propios proyectos productivos ya sea de manera individual o asociativa.

La mayoría de los Centros ofrecen otras formaciones vinculadas, en algunos casos, a demandas de la comunidad y, en otros, a que las personas amplíen sus conocimientos y capacidades para mejorar la calidad de vida personal y/o comunitaria.

 

3. ¿Quiénes pueden estudiar en los CFP? ¿Qué formación previa se necesita para estudiar en ellos?

La población que atiende a los Centros de FP son jóvenes y adultos, de 18 años en adelante. También están cursando estudiantes menores de 18 años en dispositivos de formación específicos, debido a que aún no está superada la deserción de muchos adolescentes en la Escuela Media. En muchos casos, los padres solicitan que su hijo adolescente se inserte en cursos de FP por las motivaciones e inquietudes del mismo orientadas hacia actividades prácticas.

Los Centros que los reciben procuran apoyarlos y orientarlos desde el “Taller” para que vuelvan a la escuela Secundaria o cumplimenten su escolaridad secundaria en instituciones de adultos.

Los instructores cumplen muy bien esta tarea de orientación y acompañamiento que necesitan los adolescentes. El espacio del Taller y las actividades que se realizan en el mismo permiten este rol del instructor.

Para inscribirse a la formación inicial de oficio en FP el requerimiento básico es que sepan leer y escribir. Para trayectos formativos de mayor nivel y, dependiendo de su complejidad, la Primaria y Secundaria son un requisito.

 

4. ¿Cuánto duran los cursos?

La duración de los cursos varía: un cuatrimestre, un semestre, un año, dos años. A partir de los marcos de referencia para cada perfil profesional la duración en horas ya está establecida. Lo que se está trabajando es en un ordenamiento de las ofertas en cuanto a duración, entornos formativos y calidad de la enseñanza, entre otros aspectos.

 

5. ¿Qué tipo de certificación otorgan?

Las certificaciones de FP son, en algunos casos, validados con el sector productivo; en otros, son certificaciones que otorga el Centro de Formación Profesional validado por el Ministerio de Educación de cada provincia.

Esas certificaciones en general detallan las capacidades adquiridas por el estudiante en el curso realizado (las capacidades que llegó a desarrollar según las posibilidades y dedicación del estudiante) y describen para qué tipo de actividad está habilitado el portador del certificado.

 

6. ¿Los certificados tienen validez nacional?

 El INET se encuentra reestructurando el proceso de homologación para acordar con las provincias criterios más flexibles para darle a determinados tipos de formaciones certificaciones de alcance Nacional.

 

7. Por último, ¿qué proyectos hay para vincular los CFP con el sector socio productivo?

 Los cursos o trayectos formativos son vinculados a sectores productivos y del mundo del trabajo. A veces son a término, otras veces son cursos que permanecen en la oferta porque el sector así lo demanda.

Hay diversidad de tipos de cursos en todo el país, debido a la extensión territorial y a las particularidades de cada región y contexto cultural.

Hay cursos muy vinculados a la producción local, a tradiciones y valores de las comunidades, como por ejemplo los de Gastronomía Regional que varían según la Región Geográfica, o los de Producción Textil, para mencionar algunos, que rescatan formas culturales de trabajo y que en el mercado tiene un valor no sólo por la originalidad de los diseños sino por la incorporación de elementos autóctonos y en sintonía con la naturaleza.

Hay centros de FP que tienen que innovar de manera continua sus ofertas por las demandas del sector productivo que incorpora tecnología de alta complejidad en la producción e industrialización de sus productos. Son áreas territoriales que concentran conglomerados de industrias y servicios con alta densidad demográfica.

La política actual del INET es ir vinculando las ofertas de FP a Clúster y Polos Industriales existentes como así también la participación en el desarrollo por micro-regiones (de diferentes lugares del país) que fortalezcan la recuperación de las economías regionales. Para ello trabajará de manera articulada con otros Ministerios nacionales, provinciales, locales y con organismos de investigación y desarrollo como INTI, INTA y otros.

No es concebible un desarrollo productivo (polos de desarrollo productivo para cualquier Sector) sin el acompañamiento de una FP pertinente a las necesidades de formación de los recursos humanos necesarios.

Si querés conocer la oferta de Formación Profesional, ingresá a nuestro Catálogo